Un libro divertido y fácil de leer. El personaje central es un robot humanoide, y tiene muchas características humanas: humor negro, desprecio por el trabajo, limitaciones de multitasking, procrastinación y adicción a las series televisivas. Me resulta divertida la idea de que la evolución de la tecnología termine produciendo características tan humanas y alejadas de lo perfecto. El nudo central del libro es un poco simplón, pero la narración está muy bien lograda.