¡Descubrí que existía una continuación a Ready Player One! Lamentablemente, fue una gran decepción. El libro parte lento, se demora en establecer el conflicto, que resulta poco creíble incluso para este tipo de libro. Además se hacen muchas referencias y explicaciones innecesarias al primer libro. Intenta cubrir referencias pop de los 80 y 90s que no cubrió en el primer libro porque no pasaron el corte para la primera novela: las películas de John Hughes (The Breakfast Club, Ferris Bueller’s Day Off, Pretty in Pink), la música de Prince, el mundo de Tolkien, entre otros.