Conocí a Cecilia en una charla en la UTFSM, y su sinceridad y humanidad me llamó profundamente la atención. No tenía idea que fue piloto acrobática de aviones, y su historia es increíble. Me devoré el libro y lo he recomendado a varios amigos. Extrañé fue un final más gradioso.